Las siete reglas básicas de tu maquillaje

1- Base de maquillaje. Se aplica siempre tras la crema hidratante para que el resultado sea más uniforme.

2- El colorete. Hay que dárselo en la parte que más sobresale de los pómulos. El truco es sonreír mientras te lo aplicas y extenderlo con el dedo inmediatamente.

3- Corrige los defectos. No caigas en el efecto máscara cuando camufles tus ojeras o no remarques más un granito en vez de difuminarlo: aplica el corrector antes o después del maquillaje y difumínalo con la piel.
Recuerda que el corrector de ojos no debe notarse. No escojas un tono muy claro o se notará.

4- Labios perfectos. Antes de aplicar el gloss o el pintalabios procura que estén bien hidratados.

5-El eyeliner a raya. Aplícatelo siempre después de la sombra y antes del rimmel. Recorre la línea del nacimiento de las pestañas desde el interior hacia el exterior: fino en el lagrimal y más ancho hacia el rabillo del ojo. Para saber hasta dónde llegar con el “rabillo” y su ángulo, traza una pequeña línea que una el final de tu ojo con el de tu ceja. Únela con puntitos y después únelos.

6- Maquillaje duradero. Pásate a las bases de maquillaje en forma crema. Aplícalas con los dedos, desde el centro del rostro hasta los laterales.

7-Bronceado instantáneo. Los polvos bronceadores se extienden con una brocha en las zonas donde normalmente te da el sol: nariz, mejillas, centro de la frente y barbilla. Olvídate del cuello o de los labios, porque parecerá artificial.

Comentar